y… ¿por qué no una sociedad laboral?

1 julio, 2014
Por Ana Lorente
Share on LinkedInEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook

Hoy queremos animar a los emprendedores a valorar y estudiar otras formas de “crear empresa” para poner en marcha vuestro proyecto, diferente a las propias de la “economía de mercado”.  Hoy vamos a hablar de la “ECONOMIA SOCIAL”.

 

El origen de la denominada economía social surge entre los siglos XVIII y XIX con objeto de dar respuesta a determinados problemas sociales que tras la revolución industrial y puesta en marcha del capitalismo el Estado o mercado no llegaban a cubrir. Así nacen las cooperativas, mutualistas, organizaciones asociativas… etc.

 

Hoy en día, el término de “ECONOMIA SOCIAL” lo constituyen diversas formas que además de las anteriores, lo conforman también las fundaciones y sociedades laborales…, todas ellas con unas características comunes como son las de haberse creado desde la sociedad civil, con un carácter democrático, asociativo, libre y participativo.

 

Y… ¿ por qué no una sociedad laboral? Es así como en su momento, de esto hace casi 13 años,  las socias fundadoras de A2 Estudio Legal nos planteamos constituir nuestro proyecto de empresa bajo esta forma jurídica.

 

A día de hoy, y después de superada la década desde aquella decisión, podemos decir que fue acertada. Por ello, animamos a que sirva de ejemplo y motivación a aquellos que están pensando en poner en marcha su empresa, o que al menos sirva para dar a conocer otras figuras de crear empresa, no tan conocidas como las otras.

Os preguntaréis qué características o ventajas las puede hacer ser una opción a considerar. Entre otras, las más importantes se resumen en las siguientes:

 

  •   La mayor parte del capital social que tiene que conformar la empresa es propiedad de los trabajadores.
  •   Son estos trabajadores los que controlan los órganos directivos. Existe la autogestión.
  •    Las decisiones son democráticas y reparto equitativo de beneficios entre los socios ya que el capital social está repartido en partes iguales entre los mismos.
  •   Las empresas pueden ser sociedades anónimas o limitadas.
  •  Para emprendedores actualmente desempleados, existe la posibilidad de capitalización total del paro para su empleo en la constitución de la sociedad laboral.
  •  Ventajas fiscales frente a otros modelos de empresa.

Además, en toda España existen asociaciones empresariales de sociedades laborales que prestan importantes servicios y realizan labor de asesoramiento.

 

En Madrid, la Asociación que aglutina a las sociedades laborales es Asalma, ( Agrupación de Sociedades Laborales de Madrid).

Acerca de

Apasionada por la innovación y el emprendimiento, desde 1994 ha centrado su experiencia en el mundo de la propiedad industrial e intelectual. Es Abogado, Agente Oficial de la Propiedad Industrial y especialista en Negocios de la Nueva Economía por la Universidad Politécnica de Madrid.

Deje un Comentario