Claves para internacionalizar una marca

24 noviembre, 2016
Por Ana Lorente
Share on LinkedInEmail this to someoneTweet about this on TwitterShare on Facebook

Poseer una marca, ya sea nacional o internacional permite, además de darse a conocer entre la cartera de clientes de la empresa, la oportunidad de protegerse y diferenciarse de los competidores fortaleciendo la competitividad, el reconocimiento de los productos o servicios tanto a nivel nacional como internacional y en determinados momentos, poder sacarle todo el partido a través del uso de licencias o franquicias.

Pero si queremos ir más allá, la idea de internacionalizar una marca trae consigo numerosas ventajas. Permite hacer el negocio más rentable y expandir esa cartera de clientes en la que queremos darnos a conocer. Es el instrumento esencial para el crecimiento de una empresa.

La búsqueda en el proceso, la entrada y el asentamiento en nuevos mercados es uno de los mayores retos a los que una empresa puede enfrentarse. La internacionalización de la marca supone en ocasiones, además de un desafío, una necesidad en el mundo global en el que nos encontramos para todas aquellas empresas que siempre han estado habituadas a un mercado local y una única fuente de ingresos.

La vigencia de una marca en el mercado internacional es de 10 años, pero esta característica depende de la normativa presente en cada país.

Uno de los primeros pasos en este proceso es la necesidad por parte de la empresa de detectar en primer lugar los mercados de interés a los que quiera acceder y las marcas bajo las que tiene intención de operar para ofrecer sus productos y servicios. Para ello, se debe conocer el mercado a la perfección. Investigar sobre las marcas que existen y si son similares o iguales al tuya para conocer así tus oportunidades.

Para seleccionar las marcas bajo las que se quiere operar hay diferentes alternativas:

-  Elegir una misma marca para todos los mercados en los que quiere operar

-  Adquirir las marcas locales que ya están presentes en los mercados (aprovechando su experiencia, su conocimiento y su difusión)

-  Crear una o varias marcas locales distintas de la original

Ser objetivo es una de las claves principales para conseguir el éxito. Es vital conocer a la perfección tu producto y saber si sería competitivo en otros mercados.

El proceso para internacionalizar una marca no termina con su registro. Es igual de importante que la empresa sepa vender su producto en un país en el que no está acostumbrado, debe ofrecer un servicio competitivo que atienda la demanda y las necesidades de los consumidores.

Y, por último, cree. Es algo necesario para conseguir llegar a otros mercados. Pensar que tu marca tiene la calidad y la capacidad necesaria para ser competitivo y rentable.

En A2 Estudio Legal, puedes consultarnos para este proceso y te asesoraremos de la mejor manera para llevarlo a cabo proporcionándote las vías idóneas de protección, internacionalización y crecimiento. Todo ello con estudio y asesoramiento de las distintas modalidades que nos ofrecen las diferentes legislaciones, con el fin de buscar la fórmula más ágil y económica (marca internacional, marca europea, marca OAPI o depósitos nacionales, entre otros).

Acerca de

Apasionada por la innovación y el emprendimiento, desde 1994 ha centrado su experiencia en el mundo de la propiedad industrial e intelectual. Es Abogado, Agente Oficial de la Propiedad Industrial y especialista en Negocios de la Nueva Economía por la Universidad Politécnica de Madrid.

Deje un Comentario